miércoles, febrero 01, 2006

MOBBING: Perfil del acosador...

Características del acosador de psicoterror laboral. Acoso de un superior a un subordinado:

"El denominador común suele ser que el jefe se prevale de manera abusiva, desmesurada y perversa de su poder. El objetivo suele ser reducir la influencia social de un subordinado en su entorno, o bien forzarlo de modo inmoral a dejar el trabajo de manera voluntaria o a solicitar el cambio o la baja laboral, eliminándolo del propio lugar de trabajo".

"Las personalidades malvadas utilizan el poder para aniquilar el crecimiento humano y espiritual de los demás, con el propósito de preservar y defender la integridad de sus propias personalidades enfermizas. Se trata de un verdadero fenómeno de chivo expiatorio"

"Los perversos narcisistas sienten una envidia muy intensa hacia los que parecen poseer cosas que ellos no poseen o hacia los que simplemente gozan de la vida".

"Lo que el perverso envidia por encima de todo es la vida de los demás".

"El objeto de los celos del acosador puede ser también un conjunto de habilidades sociales que confieren a la persona que las ostenta una especial destreza a la hora de aglutinar a otros en torno a ideas o proyectos que la víctima proponga o defienda. En esto consiste lo que suele denominarse «tener carisma»."

"Los deseos y la vitalidad de los demás les señalan sus propias carencias... Ésta es la razón por la cual, las más de las veces, eligen a sus víctimas entre las personas que se muestran más llenas de energía y que saben gozar de la vida, como si intentaran acaparar una parte de su fuerza. La sumisión y la servidumbre de sus víctimas a las exigencias de sus deseos, así como la dependencia que ellos mismos crean, suponen para ellos una prueba irrefutable de la realidad de su apropiación. Los bienes a los que nos referimos son rara vez bienes materiales. Son cualidades morales difíciles de robar: alegría de vivir, sensibilidad, comunicación, creatividad, dones musicales o literarios... Cuando la víctima expresa una idea las cosas suceden de tal modo que la idea formulada deja de ser suya y pasa a pertenecer a su agresor. No son nunca responsables, ni son nunca culpables; todo lo que anda mal es siempre culpa de los demás."

"Los perversos narcisistas suelen presentarse como moralizadores y suelen dar lecciones de rectitud a los demás."

"Lo que detestan del que piensa de otro modo no es tanto la opinión distinta que preconiza como su osadía al querer juzgar por sí mismo, cosa que sin duda ellos no hacen jamás y de lo que, en el fondo, tienen conciencia".

"Explotan a los demás, primero apropiándose de sus ideas y «utilizándolas», luego descalificándoles con el fin de ser el único que quede en buena posición."

"En el transcurso de mi práctica clínica he visto cómo un mismo individuo perverso tendía a reproducir su comportamiento destructor en todas las circunstancias de su vida -en su lugar de trabajo, con su pareja y con sus hijos-, y es esta continuidad de comportamiento lo que quiero subrayar. Así, existen individuos que tapizan su trayectoria con cadáveres o muertos vivientes. Y esto no les impide dar el pego ni parecer totalmente adaptados a la sociedad".

"Proyectan toda su violencia interna sobre quien les podría desenmascarar o sacar sus debilidades a la luz".

"El perverso prefiere matar indirectamente, más exactamente, conseguir que su víctima se mate ella sola".

"Cuando alguien decide destruir psicológicamente a un asalariado y pretende que éste no se pueda defender, lo primero que hará es aislarlo y romper sus posibles alianzas. Cuando el empleado está solo, le cuesta mucho más rebelarse, sobre todo si se le hace creer que todo el mundo está contra él".

"Estos individuos sólo pueden existir si «desmontan» a alguien: necesitan rebajar a los otros para adquirir una buena autoestima y, mediante ésta, adquirir el poder, pues están ávidos de admiración y de aprobación".

"El objetivo de un individuo perverso es acceder al poder o mantenerse en él -para lo cual utiliza cualquier medio-, o bien ocultar su propia incompetencia. Para ello, necesita desembarazarse de todo aquel que pueda significar un obstáculo para su ascensión, y de todo aquel que pueda ver con demasiada lucidez sus modos de obrar. No se contenta con atacar a alguien frágil, como ocurre en el caso del abuso de poder, sino que crea la misma fragilidad a fin de impedir que el otro pueda defenderse".

"La conducta perversa no incluye únicamente una persecución del poder, sino también y sobre todo una utilización del otro como si fuese un objeto, o una marioneta, algo que al perverso le produce un gran placer. El agresor conduce primero al agredido a una posición de impotencia para luego poder destruirlo impunemente. Para obtener lo que desea, no duda en utilizar todos los medios de los que dispone, sobre todo si puede hacerlo en detrimento de los demás. Le parece legítimo rebajar a quien haga falta con tal de adquirir una fuerte autoestima. No tiene ningún respeto por los demás. Resulta asombrosa su ilimitada animadversión, que suele provenir de motivos fútiles, y no tiene ninguna compasión de las personas que se encuentran acorraladas en situaciones insoportables. Quien inflige violencia a otro individuo considera que éste se la merece y que no tiene derecho a quejarse. Para el agresor, la víctima no es más que un objeto que molesta. Niega su identidad y su derecho a tener sentimientos o emociones".

"La víctima, ante esta agresión que no comprende, se siente sola, ya que, en todas las situaciones perversas, los que las presencian se muestran cobardes e indulgentes. Temen convertirse, a su vez, en blanco de las agresiones, pero, en ocasiones, también gozan sádicamente con el espectáculo de la destrucción".

"Un manipulador perverso no soporta la más mínima oposición a su poder y transformará cualquier relación conflictiva en odio, hasta el punto de querer destruir a su oponente".

"El odio que proyectan sobre un blanco al que convierten en presa es suficiente para aplacar sus tensiones interiores, lo que les permite mostrarse como una compañía agradable en otros lugares. Esto explica la sorpresa, o incluso la incredulidad, de las personas que se enteran de las acciones perversas de una persona cercana que hasta ese momento sólo había mostrado su lado positivo. Las pruebas que presentan las víctimas no parecen creíbles".

"Se trata de «depredación», es decir, de un acto que consiste en apropiarse de la vida".

"Si hubiera un conflicto abierto, cabría la posibilidad de discutir y de encontrar una solución. Pero, en el registro de la comunicación perversa, por encima de todo hay que impedir que el otro piense, comprenda o reaccione. Rechazar el diálogo es una hábil manera de agravar el conflicto haciéndolo recaer completamente en el otro. A la víctima se le niega el derecho a ser oída. Al perverso no le interesa su versión de los hechos, y se niega a escucharla".

"Como la comunicación verbal directa se niega, la víctima recurre con frecuencia a manifestarse por escrito".

"El arte en que el perverso narcisista destaca por excelencia es el de enfrentar a unas personas con otras, el de provocar rivalidades y celos".

"El perverso no suele alzar la voz, ni siquiera en los intercambios más violentos; deja que el otro se irrite solo, lo cual no puede hacer otra cosa que desestabilizarlo".

"Cuando tiene que justificar su odio , el perverso lo hace depender de una persecución por parte de su víctima".

"Mediante un fenómeno de proyección, el odio del agresor es proporcional al odio que él mismo imagina en su víctima".

"Un acosador verdaderamente competente tiene amenazado o comprado a todo el personal, incluyendo a los representantes sindicales, y nadie se atreve a mostrar acercamientos o simpatías hacia el estigmatizado".

"La mentira de los perversos narcisistas solo se vuelve directa durante la fase de destrucción".

"Se trata de una agresión a perpetuidad... En la superficie, no se ve nada o casi nada. Un cataclismo hace que una familia, una institución o un individuo reviente. La violencia casi nunca es física, y si lo es, se debe a una reacción demasiado fuerte por parte de la víctima. De ahí que se trate de un crimen perfecto".

"Por más que se trata de un funcionamiento patológico, la perversidad no es un problema de enfermedad mental que bastaría con curar para arreglar el problema del acoso moral. Nacemos todos con el germen de la perversidad, que está esperando desarrollarse si, por una parte, nuestra educación no nos enseña valores morales lo bastante sólidos y si, por la otra, el contexto social o profesional lo favorece. Un perverso narcisista es un pervertido precoz como consecuencia de su historia infantil. Puede ocurrir que reproduzca el sistema de relaciones malsano en el que se ha educado, también que reproduzca la violencia moral que ha experimentado en carne propia como defensa contra su propio sufrimiento, ya que la mayoría de los perversos narcisistas han sido, a su vez, tratados como objetos durante su infancia. En ocasiones, han sido el cabeza de turco de uno de sus progenitores y han sido rechazados, desvalorados o maltratados. Otras veces, por el contrario, han sido objeto de una valoración o de idolatría por parte de un progenitor manipulador. Para protegerse de esos padres invasores, han tenido que privilegiar el intelecto a expensas de lo afectivo y convertirse en seres fríos, insensibles y poco afectivos, aunque eso no les excusa".

¿Son conscientes del mal que causan? Cuando se les pregunta, no hay quien les saque de la negación. justifican su conducta por la nulidad del otro, que no merece nada mejor. No reconocen jamás sus errores, no se excusan jamás. Como mucho pueden reconocer sus errores estratégicos. En realidad, si alguien repara en sus actitudes, consideran que es porque no han sido lo bastante hábiles al ocultarlas, de modo que en lo único que piensan es en mejorar sus métodos.

Cuando desenmascaran a un perverso narcisista, es muy hábil colocándose en la posición de la víctima y denuncia rápidamente un complot contra él, revierte la situación para convencer a los demás de que es el juguete de una campaña de persecución, lo que obliga a las eventuales partes que intervienen a estar en guardia y vigilantes.

Aunque conocen bien los límites que no deben cruzar para evitar los problemas, hay una mala intención inconsciente en ellos. Naturalmente, no se les ve en la consulta de ningún terapeuta porque, en su opinión, ese funcionamiento es «normal». Por lo demás, cuando consultan a un psicoterapeuta, suele ser con una demanda apenas disimulada de mejorar su perversidad: "¡Como conoce usted tan bien la manipulación, dígame cómo puedo someter a tal o tal otra persona!".

"En una época en que el mundo del trabajo se ha vuelto cada día más despiadado, se efectúa una especie de selección natural que coloca a los perversos narcisistas en lugares estratégicos. Como son fríos, calculadores y carecen de estados de ánimo, sabrán privilegiar los elementos racionales sin permitir que los azares humanos les conmuevan. A grandes rasgos, son individuos que saben abrirse camino en las empresas y las administraciones, ya que son hábiles y seductores. Saben utilizar, para su provecho exclusivo, el vínculo de subordinación que les permite esclavizar al otro. La empresa, como todos los centros de poder, tiende a atraer a los individuos narcisistas y a permitirles un amplio margen de acción. Su peligrosidad no sólo es relativa a sus actitudes. sino también a su poder de seducción: saben arrastrar a un grupo a la perversidad".

"Presentan una ausencia total de interés y de empatía por los demás, pero desean que los demás se interesen por ellos... La fuerza de los perversos estriba en su insensibilidad. No conocen ningún escrúpulo de orden moral... En ellos, las decepciones producen ira o resentimiento, y un deseo de venganza... La eficacia de sus ataques es un resultado del hecho de que ni la víctima ni un observador externo pueden imaginar que alguien carezca hasta tal punto de atención o de compasión ante el sufrimiento ajeno".

"Si tiene algún poder en puestos burocráticos, procuran generar grandes cantidades de trabajo innecesario que activamente impone a los demás para destruir su tiempo útil, e introduce todo tipo de regulaciones y obstáculos destinados a dificultar las actividades realmente creativas".

"El complejo de superioridad hace que el acosador viva en la ficción de la posesión de valores, atributos y cualidades que en realidad no posee, negándolos en los demás de manera defensiva.
Cuando surge en su entorno una persona (la víctima) que sí posee en verdad tales características, ello supone para el acosador un verdadero choque con la realidad.. El objetivo es hacer desaparecer a la víctima del horizonte psicológico del acosador, porque sus capacidades suponen para éste una desestabilización psicológica".

"La empatía es una característica especialmente insoportable para el acosador, cuya naturaleza psicológica, como se verá, es ante todo «no empática» o psicopática. La empatía supone la capacidad de situarse en la perspectiva del otro ante un problema o vivencia. La psicopatía es todo lo contrario... Todos los investigadores en esta materia coinciden en señalar lo imposible de la tarea de hacerle tomar conciencia a un «psicoterrorista» institucional del sufrimiento de su víctima o de la perversidad de su propio comportamiento... La carencia de esta habilidad emocional por parte del acosador le sitúa en una franca desventaja profesional y le hace dirigir su persecución y acoso hacia aquellos que la poseen en alto grado".

"Cuando se trabaja sobre el tema, casi siempre se descubre que en el pasado del acosador o de la «banda» de acoso suelen existir los denominados «cadáveres en el armario». Es decir, que el acosador u hostigador suele tener un florido y variopinto pasado «criminal» en el que otras personas fueron ya eliminadas del lugar de trabajo mediante variados métodos y con diferentes grados de destrucción psíquica".
Fuente: http://perso.wanadoo.es/rpaccino/perfiles.htm#_ftn1

2 Comments:

At 9:29 a.m., Anonymous Anónimo said...

He sido victima de acoso moral, por parte de compañeras, durante años, minando poco a poco mi autoestima.
La persona que lideraba el acoso y que reclutó a otras 2 màs,que eran las que ejecutaban materialmente sus maldades, ya que a propuesta mía el Director pidió información a los informáticos para saber si mi tabajo había sido modificado o borrado. Al tener noticias de los informaticos, mi jefe me propuso abrir un expediente informativos, pensé que las consecuencias para ellas podían ser malas y saber que estaban separadas y con hijos unicamente a su cargo, lo deje pasar, costandome al cabo de unos 2 años, mi propia salida de la empresa, pa que tuve un accidente laboral agrabándose una enfermedad degenerativa que tenía y que el golpe fortuito que sufrí me ha provocado una retrolistesis con grandes dolores y en pocos meses me vi en cas on una incapacidad permanente.

 
At 7:37 a.m., Anonymous Gabriela Acedo Emmerich said...

Os invito a que visitéis este blog:
“DEL ACOSO LABORAL O MOBBING Y SUS GRAVES CONSECUENCIAS SOBRE LA SALUD FÍSICA Y PSÍQUICA. ANOREXIA NERVIOSA”
http://gabrielaacedoemmerich.blogspot.com/

 

Publicar un comentario

<< Home

PisosBuscadorBajar ManualesAnunciosLibros Ciencia